Aún pueden verse muchas unidades del deportivo francés, sobre todo, en el norte de España, lo que demuestra el éxito que cosechó hace dos décadas. 

En el plano mecánico, se impulsaba con un motor atmosférico, de 1,6 litros y 120 CV, asociado a una caja manual de cinco marchas. 

El Saxo VTS pesaba menos de 900 kilos y apenas medía 3,73 metros de longitud. Con estos registros, se entiende que alcanzase 205 km/h y firmase una aceleración, de 0 a 100, en 7,7 segundos.