El benjamín alemán, de 3,52 metros de longitud, se beneficiaba de un motor de gasolina atmosférico, de 1,6 litros y 125 CV. Originalmente, montaba una caja manual de cinco velocidades, si bien, posteriormente, se sustituyó por otra de seis.

En términos de prestaciones, lograba una velocidad máxima de 205 km/h y aceleraba de 0 a 100 km/h en 8,2 segundos. Todo, gracias a un peso en vacío de 900 kilos