El Senna es el McLaren de calle más extremo jamás construido. Para impulsarse, recurre a un propulsor de 800 CV y 800 Nm de par motor, que, combinados con un peso de 1.198 kilos, le permiten acelerar de 0 a 100 km/h en 2,8 segundos y alcanzar 340 km/h.

En Ginebra, también ha estado presente su versión de carreras: el nuevo McLaren Senna GTR, que tendrá al menos 825 CV de potencia y acelerará de 0 a 100 km/h en menos de 2,8 segundos