Junto con el GTD, el R rompió un gran estereotipo: el de que los Golf deportivos no podían tener una variante familiar. Eso sí, las siglas GTI han sido ajenas a este movimiento estratégico. 

Centrándonos en el Golf R, en su última evolución, cuenta con un motor de 310 CV y tracción total, que se combinan con 605 litros de maletero.