Nada menos que tres fuentes de alimentación son compatibles con este prototipo de Skoda: gasolina, gas natural comprimido (GNC) y electricidad. Por tanto, estamos hablando de un híbrido con tecnología bifuel. 

Otra curiosidad del modelo es que puede desplazarse con el eje delantero, con el trasero o con ambos a la vez, en función del número de mecánicas activas.

No obstante, lo más importante de este concept car es que adelanta la fisonomía de un nuevo SUV urbano, que se situará por debajo del Karoq.