Tras una larga y fructífera relación con Volvo Cars, a la hora de preparar vehículos de altas prestaciones y de competición, desde junio de 2017, Polestar inició su aventura como marca propia y diferenciada. ¿Su objetivo? Desarrollar vehículos electrificados. 

El primer modelo fue el Polestar 1, un coupé, dotado de un sistema de propulsión híbrido enchufable, que entrega 600 CV de potencia.

Además, la firma tiene tres nuevos proyectos en marcha: Polestar 2 (una berlina, ya presentada), Polestar 3 (SUV) y Polestar 4 (descapotable).