Por alguna razón, este Jaguar está más cerca de un coche de la película Mad Max, que de un coche deportivo reconvertido a todoterreno. Tal vez, los culpables sean los pasos de rueda de plástico... que parecen sacados de un pick-up abandonado. Eso, por no hablar de un frontal más prominente que el mentón de David Coulthard.