Sin lugar a dudas, todo un 'artefacto'. ¿Te imaginas a este Bugatti Chiron TT, acelerando a fondo en el Rally Dakar, mientras deja atrás sin piedad a los Peugeot 3008 DKR Maxi? Bugatti, hazlo, por Dios. Y, de paso, contrata a Carlos Sainz como piloto.