Un Dodge Challenger SRT Demon es todo un 'muscle car', pero, si tiene el aspecto de este render, bien podría servir como coche para competir en carreras de aceleración ilegales... ascendiendo por laderas de montaña.