Parece increíble que un Porsche 911 Turbo pueda optimizarse... pero así sucede en esta preparación. 

El motor bóxer, de seis cilindros en línea y con tecnología biturbo, desarrolla 840 CV, 300 más que en el mencionado Porsche. Con este extra de testosterona, el Gemballa es capaz de alcanzar los 100 km/h, desde parado, en 2,4 segundos.

En el apartado estético, el coche presenta pasos de rueda ensanchados, así como un alerón trasero específico y grandes llantas de aleación de 21 pulgadas. Como para no desearlo...