Reyes absolutos durante los años 90, y el comienzo del siglo XXI, los monovolúmenes están recibiendo su propia medicina, viéndose eclipsados por el fenómeno SUV.

Pero algunos resisten e, incluso, ofrecen versiones con cifras de potencia bastante elevadas. Es el caso del Ford S-MAX, que puede contar con un motor 2.0 EcoBoost, con 240 CV de potencia. Esta versión cuesta desde 42.600 euros.