En el caso de este práctico sedán, se da la curiosidad de que contó con dos nombres distintos. Así, mientras que nosotros lo conocimos como Málaga, en Grecia, se puso a la venta como Grados... dado que el término en español era un tanto ofensivo en la lengua de Sócrates y Platón.