Con él comenzó esta historia. En 1982, año en el que se celebró el Mundial de España, la firma lanzó este nuevo modelo, una evolución del anterior Ritmo.

Eso sí, para romper con su antecesor, se optó por un nombre nuevo, basado en la ciudad malagueña... en una maniobra absolutamente revolucionaria.