En el año 2013, el Range Rover Sport se enfrentó a una de las carreras en cuesta más famosas del mundo: Pikes Peak International Hill Climb. Su objetivo estaba claro, convertirse en el SUV de serie más rápido en completar los casi 20 kilómetros de la prueba.