27 años después de que el Discovery original ejerciera como locomotora, en 2017, el Discovery Sport repitió la araña, en Suiza, tirando de tres vagones de 108 toneladas de peso. Por supuesto, necesitó adaptar sus ruedas a los raíles.