Para demostrar que su híbrido enchufable y el agua no se llevan mal, vimos al P400e disputar una carrera contra la nadadora profesional Keri-Anne Payne y el campeón de fondo Ross Edgley.

Para igualar las cosas, mientras los deportistas debían completar 1,4 kilómetros en aguas abiertas, el coche tuvo que recorrer 14 kilómetros, entre tierra firme y medio acuático. Aunque por poco, ganó el Range.