En pleno lanzamiento del Discovery, Land Rover se decidió a ponerlo a prueba en las duras carreteras australianas, por donde suelen transitar camiones tremendamente largos, que transportan combustible, minerales o ganado a las poblaciones rurales más aisladas.

Y, aunque no suelen superar los 53,50 metros, la marca pidió permiso para añadir unos remolques extra, para arrastrar un conjunto de 100 metros de largo, con un peso de 110 toneladas. 

Así las cosas, un Discovery TD6 de 258 CV, con tracción total y cambio automático, consiguió remolcar al conjunto durante 16 kilómetros.