Hoy en día, Toyota dispone de Lexus como marca encargada de ofrecer el máximo lujo a los conductores. Sin embargo, en los años 80 y 90, tambiénse valía de modelos como el Soarer Coupé, para demostrar que podía crear otro tipo de coches. 

En este caso, se trataba de deportivo con motor turboalimetado de seis cilindros, suavizado en todos los sentidos frente al Supra, que ofrecía unas grandes prestaciones, a cambio de unos pocos créditos.