Otra leyenda de la cultura automovilística japonesa. Tal vez, la más fascinante, al estar desarrollada sobre un modelo tan 'convencional' como el Corolla. Pero en sus diferentes variante, el AE86 se ha convertido en todo un coche de culto. 

En Europa, su rareza y simplicidad, orientada a disfrutar de la conducción de propulsión trasera, hizo que se convirtiera en un modelo muy popular en el mundo de los rallies, siempre en manos privadas. De hecho, su rareza fue tal que Toyota apenas vendió 3.000 unidades en Reino Unido...  y en España es casi imposible encontrar uno a la venta

Gran Turismo potenció su fama, pero fue la serie de anime Initial D la que hizo que se desatara la locura por el coche, que se ha convertido en una auténtica máquina para los amantes del drift. Originalmente, contaba con un motor 1.6, cambio manual, propulsión trasera y autoblocante, aunque se han hecho preparaciones de todo tipo.