La estructura de carreras de Gran Turismo, con pruebas destinadas a ciertos tipos de coches en concreto, hizo que salieran a la luz algunos héroes inesperados, y previamente desconocidos, que se beneficiaban de un precio bastante razonable.

Para las carreras de inciación (al estilo Copa Sunday) y de tracción delantera, una buena opción era el Mitsubishi FTO, un deportivo asequible, con motor V6, que enamoró a muchos jugadores. Tal vez, ese sea el motivo por el que, actualmente, se vean muchos circulando por Europa; especialmente, por el Reino Unido.