La gama del nuevo todoterreno coreano comprende versiones de propulsión trasera y de tracción integral con reductora. Centrándonos en las primeras, tienen un precio imbatible, ya que comienzan en 27.500 euros, si se incluye el descuento oficial, cifrado en 2.000 euros.

El motor sigue siendo el turbodiésel de la anterior generación, con 2,2 litros. Eso sí, ahora desarrolla 181 CV y hasta 420 Nm, en función de la transmisión: manual de seis velocidades o automática con convertidor de par, de siete marchas.