La marca Premium japonesa demuestra que un coche ecológico no limita la diversión al volante. Un ejemplo es la berlina IS, que se beneficia de un sistema de propulsión híbrido de 223 CV. 

Su magnífico tacto en todo tipo de escenarios se combina con un consumo homologado de apenas 4,2 litros cada 100 kilómetros. Sin duda, es una magnífica alternativa a las berlinas alemanas. Está a la venta desde 35.900 euros.