Hermoso a más no poder, el Giugiaro Brivido nunca fue pensado para la producción. Italdesign esculpió el impresionante superdeportivo en 2012 y lo combinó con un sistema de propulsión híbrido, con la intención de "ayudar a proteger la Tierra".

Debajo del capó encontramos un motor V6, de 3.0 litros de cilindrada, y una unidad eléctrica, que se combinan para alcanzar los 768 CV y permitirle alcanzar los 275 km/h. 

Además, gracias al empleo de un sistema multimedia con gafas 3D, también fue bastante futurista.