Aunque puede que lo recuerdes por videojuegos como Gran Turismo, Project Gotham Racing 3 o Test Drive, el W12 era real... y hermoso.

Encargado por el CEO del Grupo Volkswagen, Ferdinand Piech, y diseñado por Giorgetto Giugiaro, el objetivo de este prototipo era 'presumir' del motor W12 y mostrar al mundo que la marca podría crear un superdeportivo de clase mundial.