Puede que no sea el vehículo más memorable ideado por Italdesign, pero, indudablemente, el BMW Nazca C2 fue único. Que se sepa, solo se construyeron tres unidades... y alguna acabó en manos del sultán de Brunei. 

La potencia estaba asegurada, gracias a un motor 5.0 V12, de 380 CV, originario del Serie 8... y evolucionado por Alpina. También hubo una variante descapotable y pasó a la historia gracias al videojuego Need for Speed.