Las cosas fueron mejorando para Subaru durante la década de los 80, por lo que se decidió a entrar en el segmento del lujo y el alto rendimiento, con el SVX.

El automóvil fue el primero para Subaru en muchos aspectos... y también en lo referido al diseño, gracias a los trazos de Giorgetto Giugiaro.

Eso sí, tenía un precio bastante alto para la época (Subaru no era lo mismo que hoy en día) y la fiabilidad no estaba entre sus puntos fuertes, por lo que muchos conductores no llegaban a considerarlo como una opción real de compra. Desapareció en 1996.