Italia tiene muchos deportivos entre los que elegir. Tal vez, demasiados. Sin embargo, para las carreras de resistencia con coches GT, la elección está clara: el Ferrari 488 GTB.

La razón obvia es que ya está compitiendo en carreras de resistencia en todo el mundo, y su predecesor, el 458 Italia, también tuvo mucho éxito en este tipo de competiciones. Además, para Ferrari, sería sencillo encontrar un equipo experimentado y exitoso, que ya tenga un 488 GTB, y que quisiera pasarse por los Olympic Motorsport de invierno de PyeongChang.