Si Mercedes-AMG tiene su Project One y Aston Martin dispondrá del Valkyrie, ¿por qué Toyota no va a poder contar con un hiperdeportivo? Teniendo en cuenta su dilatada experiencia en el WEC, la misión se torna factible.

De hecho, este ejercicio de estilo, un híbrido con 1.000 CV de potencia máxima combinada, adelanta una posibilidad real de un modelo de calle. Vamos a cruzar todos los dedos, incluso los de los pies, para que así sea.