Desvelado en el SEMA Show de 2017, en Las Vegas, se inspira en los coches de competición de la categoría IMSO GTO. Emplea el mismo motor del TTRS Coupé, un 2.5 TFSI, turboalimentado, con cinco cilindros en línea, aunque potenciado a 600 CV.

El coche atesora unas prestaciones sensacionales, ya que detiene el cronómetro en 3,6 segundos, durante la maniobra de 0 a 100 km/h, y alcanza los 310 km/h de velocidad punta.