Si los superdeportivos eléctricos del futuro van a ser así, ¡yo quiero uno! El modelo italiano se beneficia de una carrocería elaborada en fibra de carbono, capaz de autorrepararse.  

¿Sorprendido? Pues espera, que viene lo mejor. La batería forma parte del 'cuerpo' del vehículo, ya que está conformada por nanotubos ultradelgados, también de fibra de carbono. De este modo, no resta espacio como una convencional.

Lamentablemente, no conocemos la potencia del conjunto. Tan solo sabemos que cuenta con cuatro motores eléctricos, cada uno encargado de mover una rueda.