A comienzos de los 90, el Toyota Celica, en sus diferentes generaciones, se convirtió en el archienemigo de la poderosa escuadra Lancia. 

Entre el T160, con el que Carlos Sainz ganó su primer título, y el T200, el último antes de la llegada del Corolla, nuestro favorito es el T180.

Y, puestos a quedarnos con uno, precisamente, lo haríamos con la serie especial GT Four Carlos Sainz, dedicada al piloto español. Lanzado en 1992, parece que llegaron unas 150 unidades a nuestro mercado, dotadas de la tracción total 4WD y de un motor 2.0 Turbo, con 208 CV de potencia.