Puestos a hablar de alerones, el Ford Escort RS Cosworth es uno de los modelos más famosos en ese aspecto. De hecho, lo lució con orgullo en el Mundial de Rallies en la década de los 90, hasta 1997, momento en el que los Grupo A dejaron paso a los modernos WRC. 

Con Cosworth formando parte de la fase de desarrollo, se ensamblaron 7.145 unidades, que presumían de un motor 2.0 turbo de gasolina, con 220 CV (227, en las versiones hasta 1994).