En marzo, probablemente después del salón de Ginebra, llegará al mercado el renovado monovolumen alemán, que continúa con las variantes Active Tourer y Gran Tourer, esta última con siete plazas opcionales.  

Los cambios se establecen en el apartado estético, con interesantes retoques en el frontal y la zaga. También hay que destacar el nuevo paquete deportivo M, así como dos colores exteriores y seis juegos de llantas de aleación.

Asimismo, los motores turbodiésel de cuatro cilindros estrenan tecnología biturbo, mientras que el resto de mecánicas adoptan mejoras en términos de componentes. Todo, para homologar consumos más bajos.