A finales de año, se podrá adquirir el actualizado urbano estadounidense, cuya principal primicia es el nuevo acabado Active. Esta terminación, de estética campera, incluye suspensión elevada y diversas protecciones por toda la carrocería.

Centrándonos en el modelo convencional, aporta una imagen más madura y, a la vez, fresca. También mejora el apartado tecnológico, gracias a la adopción del sistema multimedia SYNC3, con pantalla táctil de 6,5 pulgadas.

En cuanto al chasis, la nueva puesta a punto tiene como objetivo agradar a los clientes europeos, tanto en comodidad como en eficacia.