Este paso de alta montaña, de apenas 9 kilómetros de distancia, que une las localidades de Srinagar y Leh, es una de las carreteras más altas del Himalaya, con una altitud de 3.530 metros sobre el nivel del mar.

En cualquier caso, sus rocas, superficies sin asfaltar y el abundante ganado que pasa por ella la convierten en una de esas carreteras por las que no querrías circular. Por supuesto, las bajísimas temperaturas hacen que permanezca cerrada en invierno. 

¿Una curiosidad? En el siglo XIV, el príncipe Rinchen Shah utilizó esta carretera para llegar a Cachemira y convertirse en el primer rey musulmán de la zona.