Está reconocida como la carretera más peligrosa del mundo desde mediados de los 90, con un promedio de 209 accidentes cada año. Además de a la lluvia y la nieve, los conductores que atraviesan los 84 kilómetros de esta vía de doble sentido, que conecta La Paz con Las Yungas, deben enfrentarse a un descenso con más de 3.600 metros de desnivel, con una superficie sin asfaltar, niebla, desprendimientos...

¿Una curiosidadEn esta carretera se conduce por el lado izquierdo, para que los conductores puedan controlar mejor cuánto espacio hay entre sus ruedas y el precipicio.