Complejo como ninguno, este SEAT Ibiza se dejó ver en en el Nacional de Rallies de tierra, obteniendo grandes resultados, entre 1986 y 1989.

Ideado por José María Serviá y su equipo, recurría a dos de los célebres motores 1.5 System Porsche, con sus respectivas cajas de cambios y embragues, encargados de mover cada uno de los ejes motrices. Además de asegurar la tracción total del conjunto, el Ibiza bimotor entregaba unos 250 CV de potencia.