(En la foto aparece a la izquierda, con sus compañeros Earl Bamber y Timo Bernhard a su lado) 

A la Fórmula 1, Brendon Hartley llegó desde el campeonato de resistencia (y no al revés como suele ser habitual). El de Nueva Zelanda se estrenó en 2012 con un Oreca Nissan de Murphy Prototypes y su primera aparición en Le Mans fue un abandono. Repitió en 2013 (12º) y en 2014 pasaría a Porsche. En 2015 subió al podio como segundo clasificado y fue campeón del WEC. Y tras una decepcionante participación en 2016, finalmente en 2017, junto a Timo Bernhard y Earl Bamber, alcanzó la gloria ganando las 24 Horas de Le Mans en la clase máxima.