Aunque perteneció al programa de Red Bull, no fue hasta 2017, con el cambio de pilotos en Toro Rosso, cuando Brendon Hartley llegaría a la máxima categoría. Reveló que llamó a Marko, asesor de Red Bull, cuando Porsche anunció su adiós al WEC. Por lo tanto, Alonso solo compartió pista con él en las últimas 4 carreras de esa temporada, uno en el equipo de Faenza y el otro, el español, en McLaren. Hartley fue renovado para 2018 y, sin Porsche en Le Mans, no coincidirán (al menos de momento) en la histórica carrera.