Antes de pasar a la F1, Wurz llegó y besó el santo en Le Mans, ganando las 24 Horas de 1996 con el Porsche del equipo Joest. Volvería en 2008, con Peugeot, ya fuera de la máxima categoría, y en 2009 se llevó la gloria de nuevo con David Brabham y Marc Gené. Abandonó con Gené y Davidson en 2010 y fue cuarto en 2011 antes de pasar, en 2012, a Toyota. Fue 4º en 2013 y en 2015 se retiraría como piloto.