No sabemos si es ético que Porsche construya una furgoneta. O si tendría un diseño similar al del Cayenne. Lo que sí sabemos es que sería el único vehículo industrial con prestaciones dignas de un deportivo. Seguramente, conducirlo sería una maravilla.