Técnicamente, esto es un pick-up con cabina extendida, pero hay una cosa clara: este Skoda tiene un diseño tan real, que podría ser un coche fabricado en serie.

Aunque nos dan ganas de tirarlo por una duna, como si fuese un camión del Dakar, nos lo imaginamos lleno de soluciones Simply Clever para subir la carga sin esfuerzo y ubicar todo tipo de útiles de trabajo, al tiempo que presume de una capacidad de carga referencia entre sus rivales.