El fabricante de automóviles italiano, que personifica la pasión como nadie, ya construye un SUV (uno muy rápido, de hecho). Así que, ¿por qué no dar un paso más y construir una furgoneta?

Ahora bien, parece difícil hacer que el logo de Alfa Romeo quede bien en el frontal de un Mercedes-Benz Sprinter... aunque el resultado no sea del todo desagradable. Sin embargo, con esos neumáticos, una hipotética versión deportiva Quadrifoglio jamás batiría un récord en Nürburgring.