Si el Jeep Wrangler sobrevivió a la Segunda Guerra Mundial... ¿por qué no iba a hacerlo al final de los días? Por eso, esta preparación, llevada a cabo sobre el todoterreno estadounidense, se ha ganado a pulso su puesto en esta lista.

Más allá de la estética de corte militar, cuenta con elementos como un cabrestante motorizado en el paragolpes delantero, llantas de acero pintadas en el tono de la carrocería... Todo, acompañado por un motor de gasolina V6 Pentastar, de 3,6 litros de cilindrada, con 285 CV.

Parece ser que, de inicio, Geiger Cars está pensando en construir diez ejemplares, a cambio de un precio que rondaría los 70.000 euros.