Construido sobre la anterior generación del Mercedes-AMG G 63, a este 'siniestro' todoterreno solo le falta el blindaje para enfrentarse al día del juicio final. 

Con un precio de 410.000 euros (sin impuestos), es la forma más estilosa de afrontar el apocalipsis, ya que es obra del diseñador californiano, Jon Buscemi. También, una de las más potentes, como demuestra su motor de gasolina V8 biturbo, de 6,0 litros de cilindrada, que anuncia 850 CV y 1.450 Nm de par máximo. De este modo, no es de extrañar que alcance los 260 km/h y acelere de 0 a 100 en 4,0 segundos.