La marca japonesa se rindió a los encantos de los SUV, a pesar de ser una de las firmas con mayor tradición todoterreno del mercado. Así las cosas, el Vitara mutó a todocamino urbano, con amplias posibilidades de personalización.

Este modelo se complementa a la perfección con el S-Cross, su 'hermano' mayor, pues abarcan los dos principales nichos de mercado en este segmento.