Económico y muy eficaz, el Vitara original representaba a la perfección la filosofía de Suzuki. En verdad, el coche demostraba que no hacía falta un fuerte desembolso, para vivir jornadas únicas off road. 

Desde luego, la calidad de los materiales ni el ensamblado serían de recibo en la actualidad. A cambio, el vehículo servía no solo para jornadas de ocio, sino también para profesionales del campo: agricultores, ganaderos...