El SUV coreano, obra de Giugiaro, se encuadra dentro de los superventas del sector. Sí, es rival directo del Nissan Qashqai y el SEAT Ateca, entre otros muchos. 

Como el resto de modelos de la casa, sobresale por su relación entre precio y equipamiento. No es un modelo tecnológicamente vanguardista, pero incluye mucho más de lo necesario y todo, con una habitabilidad y un maletero sorprendentes.