¿Pensabas que Skoda no creaba modelos pasionales? El Rapid clásico demuestra que no era así.

A partir de un motor de 1,3 litros y 62 CV, lograba un velocidad máxima de 158 km/h. Sí, no era una cifra superlativa, pero el coche no pasaba desapercibido.