La última generación del modelo japonés ha crecido de tamaño, hasta el punto de pasar al segmento de los utilitarios.

Tomando como base al Renault Clio, luce una estética muy singular, con formas muy marcadas y un claro aspecto deportivo. No obstante, con el motor 1.5 dCi de 90 CV, el coche es un verdadero 'mechero'.